domingo, 22 de mayo de 2011

Profesionales esencialmente periodistas

Lector
Los hábitos de los lectores de cara a las noticias han cambiado. A la lectura del periódico, se suman el consumo de información a través de sitios en internet y redes sociales. Desde allí no sólo la digieren, sino la comparten. Opinan e interactúan con ella. Ante ese panorama, el periodismo tal y como se hacía antes de la llegada de la red ha camb iado. Aunque la afirmación genere no pocas arrugas en el entrecejo de los comunicadores sociales, la buena noticia es que la esencia del oficio permanece.


¿Cuántas maneras tiene usted de estar informado? En un día típico puede ocurrir lo siguiente: mientras se viste o se toma el café, prende la televisión y escucha las noticias; sale de su casa y sintoniza el programa informativo de opinión de su preferencia; compra el diario o lo recibe; en medio de la cola y con mucho cuidado -por aquello de que el hampa no perdona- consulta en su teléfono inteligente el estado del tráfico, envía un mensaje de Twitter porque el resto de los citadinos no se han enterado de la tranca fenomenal en medio de la cual se encuentra. Llega a su oficina y despliega la versión web de su cabecera predilecta, o de varias. Vuelve a Twitter porque quiere conocer reacciones a las noticias del día...

Definitivamente sus hábitos de consumo de información han cambiado. Y si piensa en sus hijos o nietos han cambiado aún más. Seguramente no leen ni las comiquitas del domingo porque el periódico... destiñe, pero conocen y comparten información por otras vías: Twitter, Facebook, mensajes de texto, Youtube, Wikipedia.

Decíamos que sus hábitos de consumo de información han cambiado, por lo tanto podríamos pensar que el periodismo ha cambiado.

Hace ya unos años Jean-Francoise Fogel y Bruno Patiño decían en su libro La Prensa sin Gutenberg que "Internet no es un soporte más; significa el final del periodismo tal y como se ha vivido hasta ahora". Esta sentencia provoca un número de arrugas en el ceño directamente proporcional a la edad del periodista que la lee. Los que más arrugas acumulan dirán posiblemente que lo mismo se dijo de la radio y la televisión y aquí estamos. En la mañana se leen los titulares de la prensa en radio y televisión; durante el día los redactores monitorean los canales informativos para testear la realidad. Hay espacio para todos.

Sin embargo, es verdad que nunca antes fue norma general que les pidieran que, además de escribir su noticia para el diario, enviaran unos mensajes de texto para el Twitter, grabaran un podcast para el portal y empezaran a pensar cómo estructurar la noticia: qué irá para el papel, qué para la web, qué para las redes sociales, qué para el servicio de telefonía.

Esto desencadena unas reacciones que podemos llamar naturales: "más trabajo" o "los nativos digitales me tienen la partida robada; ¡cómo si no, si la última vez que jugué tenis en video juego el programa me dijo que tenía 102 años!".

El auge de los medios digitales y su diversidad están impulsando a los periodistas a que adquieran nuevas competencias. Ya no les basta saber escribir para un diario, o poder comunicar a través de la radio o la televisión. Ahora tienen que poder integrar todo esto en un discurso multimedia, que combine en la misma pieza informativa texto, video, audio, infografías, etc. Aunque seguramente no les toque hacer toda la producción de esa unidad de información, conceptualizarla les obliga a tener conocimientos y ciertas destrezas en las tecnologías a su disposición.

El periodismo es cada vez más un trabajo en equipo, la información se produce en grupos interdisciplinares. Eso exige no sólo habilidades sociales e inteligencia emocional, sino una buena dosis de humildad para desprenderse de la firma personal y reconocerse parte de un trabajo colectivo.

Si antes un periodista se parecía más a un artista, ahora se asemeja cada vez más a un gerente. Tiene que planificar la producción de la información, trabajar con recursos escasos, contra un reloj más implacable que la hora de cierre porque las audiencias y la competencia demandan cada vez más inmediatez.

Y hay que conversar con las audiencias. La gente quiere hablar con los medios, con los periodistas. Las posibilidades de interacción abiertas gracias a la web 2.0 socavan la primacía de modelos de comunicación unidireccionales donde el medio emite y el público recibe. Los contenidos generados por los usuarios son cada vez más abundantes en las redacciones. Ya los ciudadanos no tienen que esperar a entrar en la agenda informativa. Ahora tienen sus propios canales de comunicación, sus propios espacios para construir comunidades, en las que el medio y el periodista son un interlocutor más. Repetimos, hay que conversar, no informar, no emitir, no contestar cartas y reclamos, sino conversar.

La transformación del perfil profesional del periodista aún no está concluida. Mientras unos abogan por una hiperespecialización, en la que cada profesional realice unas tareas concretas, la situación de nuestros medios y la estrechez del mercado laboral parecieran señalar que mientras más integrales, los periodistas tienen más posibilidades de asumir los cambios tecnológicos sin perderse en las herramientas.

Y esto es así porque lo esencial del periodismo no ha cambiado. El periodismo, como la comunicación social, sigue siendo una conversación de personas con personas. La tecnología solo ha potenciado las posibilidades de ese diálogo. El periodismo sigue siendo una profesión con una honda vocación de servicio. Se sigue tratando de ofrecer a las personas información verdadera para que puedan tomar decisiones acertadas sobre la vida en sociedad; de ofrecer una visión de la realidad contextualizada, ponderada, proporcionada. Se sigue tratando de ayudar a construir sociedades cada vez más democráticas. Y eso es independiente de si la noticia se capta en una radio de galena, se escribe en una máquina Olympia, o se condensa en 140 caracteres.


Fuente: http://www.eluniversal.com/2011/05/16/profesionales-esencialmente-periodistas.shtml 

domingo, 8 de mayo de 2011

Madres por siempre

REGLAS DE UNA MADRE

Susana Wesley, madre de los famosos Juan y Carlos Wesley, tenia 10 reglas para educar a sus hijos.

Estas son:

1. Destruye el egoísmo de tus hijos y colabora en la salvación de sus almas.

2. Enséñales a orar tan pronto empiezan a hablar.

3. No les des nada que pidan con lloros, sino lo que pidan con educación.

4. No castigues las faltas que confiesan en seguida y de las que ves que se arrepienten.

5. No permitas que ningún acto pecaminoso pase sin castigo.

6. No castigues nunca al niño dos veces por la misma falta.

7. Alienta y premia la buena conducta.

8. Fomenta el respeto por la propiedad ajena, incluso en las cosas insignificantes.

9. Cumple todas las promesas que hagas a tus hijos.

10. No obligues a trabajar a tus hijos antes de que sepan leer bien.

Susana Wesley hablaba por experiencia; tenia 17 hijos.


SE NECESITA UNA MADRE

Que sepa inculcar en cada hijo el amor a la santa pureza del alma.

Que no deje un solo día de rogar por la salvación de sus hijos.

Que sepa hablar con mucha prudencia.

Que jamás salgan de sus labios maternales, ni la murmuración ni el desprecio.

Que viva consagrada al hogar, porque de su esmero depende la paz, la salud, el provecho temporal y espiritual.

Que vigile las amistades y lecturas de sus hijos.

Que como la madre y abuela de Timoteo, enseñe a vivir a sus hijos en el santo temor de Dios


EDUCANDO A TU HIJO

CONTESTALE, no le informes.

PROTEGELO, no lo cubras.

AYUDALO, no lo reemplaces.

ABRIGALO, no lo tapes.
AMALO, no lo idolatres.

ACOMPAÑALO, no lo lleves.

MUESTRALE EL PELIGRO, no lo atemorices.

INCORPORALO, no lo aísles.

ALIENTALO EN SUS ESPERANZAS, no lo descartes.

NO LE EXIJAS SER EL MEJOR, pidele que sea bueno,

Recuerda que tu hijo no te escucha, TE MIRA.

Y finalmente, cuando se rompa la jaula del canario, no compres otra: ''ENSEÑALE A VIVIR SIN PUERTAS”.

MADRE ES


"La madre es nuestra providencia sobre la Tierra en los primeros años de la vida;
nuestro apoyo mas firme en los años siguientes de la niñez; nuestra amiga mas tierna
y mas leal en los años borrascosos de la juventud".}
~Severo Catalina~

"Cuando se es madre, nunca se está sola en sus pensamientos.

Una madre siempre deber pensar por doble -

una vez por ella y otra por su hijo.

Mi madre fue la mujer más bella que jamás conocí.

Todo lo que soy, se lo debo a mi madre.

Atribuyo todos mis éxitos en esta vida a la enseñanza moral,

intelectual y física que recibí de ella.

~George Washington~

El amor de madre es el combustible que le permite a un ser humano hacer lo imposible.



Susana Wesley: Madre y Maestra

Admito que captar la atención del lector es lo que busco con el título de este articulo, puede ser incluso abusivo, pero es que la vida de Susana merece que siga siendo Luz, es un ejemplo de lo que el Señor puede hacer con sus hijos, un ejemplo de la importancia de cada eslabón de la cadena, aunque este eslabón no conozca el final ni el destino de la cadena, sin él, sin ella, quizás no se habría conseguido el objetivo.

Susana era la hija mayor de 25 hermanos , lo que significa hacer de madre antes de dar a luz, cualquier mujer con hermanos sabe lo que digo. Ser madre, ser maestra, guía espiritual, enfermera, consejera, cocinera, costurera y todo ello con la garantía del aprendizaje natural, aquél que dice que los niños no aprenden, sino que imitan.

En una ocasión su hijo Juan Wesley le pidió que escribiera su método de criar educando hijos ella se mostró renuente a hacerlo y es que decía “ninguno puede seguir mi método si no renuncia al mundo en el sentido más literal, hay pocos, si es que los hay, que consagrarían 20 años del primor de su vida con la esperanza de salvar las almas de sus hijos”.
 
Susana tenía una escuela doméstica, con tantos hijos parecería lo mas natural y rentable a esta joven mujer, en esta escuela enseñaba seis horas diarias a sus hijos y eso durante 20 años, evidentemente logró que sus hijos fueran cultos, les dió un método para organizar su vida, unas prioridades y unos valores por los que dirigirse, y todo ello basado en la Palabra de Dios. Les inculco obediencia y respeto a sus padres desde muy pequeños, le enseñó a llorar despacio y a beber y comer solo lo que les era dado. Comer y beber entre comidas no les era permitido a no ser que estuvieran enfermos, cada tarde a las seis,oración familiar y a las seis y media cena. A las ocho a la cama, antes había una hora de reposados juegos tras la cena.

"la sabiduría es justificada por sus hijos."(Mt. 11:19)

El texto básico de la Escuela Wesley era la Biblia pero además Susana escribió tres libros para ocuparlos en su escuela: A Manual of Natural Theory (Un manual de teoría natural), An Exposition of the Apostles' Creed (Una explicación del credo apostólico) y An Exposition of the Ten Commandments (Una explicación de los diez mandamientos).

Susana era la figura prominente en la crianza de los hijos en el hogar de los Wesley. Su educación, dones de organizar y firme personalidad, junto con el hecho que el padre ,Samuel, era un hombre muy ocupado en otras cosas, pusieron a Susana al frente de las cosas hogareñas. Con la palabra de Dios como Norma procuró para su hogar y para la vida de sus hijos:

 
Una vida ordenada y programada.
Susana en su afan de educar a cada uno según sus talentos organizaba lo que un psiquiatra hoy llamaría un plan individualizado de desarrollo (PID) así estableció una dieta horaria, horas de dormir, de comer, de levantarse, de estudio, de descanso, ya desde que eran bebés de pecho tenían su horario, así les grababa la necesidad de cumplir tiempos y objetivos, les inculcaba hábitos. Ella dedicó tal esfuerzo en esto que el bebé se dormía a la hora deseada: sin llorar o pelear. Igualmente, se aplicó este principio al tiempo para alimentar al bebé.

En términos freudianos ya desde pequeño les enseño a vivir según el principio de la realidad, no del deseo. Todo fue puntual: las oraciones, el desayuno, la escuela, tiempos de quietud, el descansar, el culto familiar, etc.; todo según el reloj. Cada día buscaba un tiempo para dedicar a meditar sobre el Señor en los asuntos del día . Cada día separaba a un hijo para tener comunión con él ,el contenido de ese tiempo estaba en relación con las necesidades de individualización y comunión del hijo o de la hija. Cada día ponía un hermano que supiera leer con otro que estuviera aprendiendo con la Biblia como texto,el mayor aprendía enseñando. Y siempre así. Y si por cualquier causa se interrumpía la rutina ( en dos ocasiones se incendió el hogar, y también ocurrieron desgracias fatales), se atedian las desgracias y a la mínima situación de estabilidad se reiniciaba la rutina, esto generaba seguridad en la familia de los Wesley seguridad en el método. Todo padre y madre saben cuán importante es la seguridad para el crecimiento en todos los sentidos y no solo para los niños, también para los negocios y en la vida de relación.

Susana sabía que si un hijo no aprendía a controlar sus apetitos, los mismos lo controlarían a él, posiblemente para el resto de su vida. A razón de esto, hizo estrictas reglas en cuanto al comer. Estableció un orden en los tipos de alimentos según las edades de sus hijos para que pronto todos comieran de la misma cocina, sin hacer platos a gusto ni a disgusto. Incluso los dulces tenían su momento y su sentido, no eran para cualquier momento ni para cualquier día.

 

El hogar es calma y seguridad par la familia
El hogar de los Wesley era un tanto atípico pues para tener mas de 19 hijos los esposos y los sirvientes no era un hogar ruidoso,y eso se debía a la máxima de que un hogar en orden generaba calma en sus moradores, pero ara eso Susana no olvidaba un refrán que dice; "Siempre hablando, nunca aprendiendo." así que enseñarles a escuchar era elemental, recuerdo unos misioneros americanos que cuando disciplinaban a su hijo se agachaban hasta hablarles al oído tan bajito que nunca sabía que les había dicho, en una ocasión les pregunté porqué les regañaban en voz casi silenciosa, me citaron a Susana Wesley y explicaron que dado que los niños son curiosos por naturaleza, callan y prestan toda su atención si no se enteran de lo que dicen sus padres. Susana Wesley tenía la meta de que al año los niños tenían que llorar sin aspavientos y sin levantar la voz. De igual modo, los niños fueron enseñados a estar quietos durante las oraciones familiares, y así dar una señal de bendición al final de éstas, en vez de estar hablando. No olvidemos lo que comentabamos al principio del articulo “que los niños no aprenden sino que imitan”


Fortalecer la voluntad
La voluntad es como un músculo, cuanto más la ejercitas mas fuerza tendrá y Susana buscaba la complicidad del niño en su afán de dominar las cosas para asociarla a la suya y así cuidar de él hasta entregarlo a Dios “ Este es el único, fuerte y razonable cimiento de una educación, sin la cual, ni precepto ni ejemplo tendrá efectos."

La voluntad del hombre es el centro de su vida religiosa. Si no la rinde a sus padres, le será mucho más difícil rendirla a Dios, y, todo entrenamiento en cuanto a la vida doméstica y a la vida espiritual será frustrado. Entonces, este principio es de suma importancia; hay que adquirirlo lo antes posible.

La repetición de buenas acciones crea buenos hábitos. Así, tener tales acciones programadas en buen orden, diariamente, es de tremenda ayuda. Según el libro de Eclesiastés (capítulo 3), todo tiene su tiempo. En una vida hogareña bien ordenada, hay tiempo para que cada hijo lea la Biblia, limpie su cuarto, ayude en la compra, juegue con sus amigos. Así, un niño crecerá cumpliendo tales quehaceres, sin pensar que lo mismo es anormal.


Oración de Susana Wesley
¡Oh Señor!, ¿cómo podríamos soportar las preocupaciones y afanes de la vida, si no fuese por el reconfortante sosiego que recupera nuestras fuerzas en el día de descanso que tu has previsto para nosotros?.

Gracias a Ti y a Tu eterna bondad que has establecido el día domingo para hacer un alto en las tareas diarias de la semana y descansar de nuestros trabajos.

Señor, nos resulta difícil reconocer que es Tu día y nos cuesta alejarnos de lo corriente y de las preocupaciones cotidianas, así como de los atractivos y frivolidades con que el mundo nos reclama y nos distrae del correcto uso de este día bendito cuya llegada siempre esperamos ansiosamente.

¡Cuántas excusas e intereses vanos y mezquinos nos alejan de Ti en tu santo día!... Comidas, juegos, paseos, tareas informales, visitas, conversaciones y trabajos diversos e innecesarios llenan nuestro tiempo y distraen nuestro pensamiento, impidiendo que lo consagremos como debiéramos a Ti y a Tu causa.

Señor, ¡perdona nuestra falta de reconocimiento acerca de tu santo día y nuestra indiferencia ante los valores espirituales que nos reportaría consagrarlo debidamente a Ti y a Tu Obra, con celo y fervor creciente!.

Te pedimos que nos inspires un santo amor por tus cosas y por aquellos cimientos de la fe, tan insustituibles, que has puesto a nuestra disposición.

Que podamos consagrar Tu santo día descansando de los trabajos de la semana, compartiendo con la familia, meditando en Tu Palabra, orando y alabando Tu Santo nombre y adorándote con todo el corazón para que podamos crecer en amor y piedad.

Te lo suplicamos en el sagrado nombre de Tu Hijo, nuestro Señor y Salvador Jesucristo. Amén.



Fuentes:






SECCIÓN INFANTIL

Loading...

El Fin

El Fin Está Cerca

Tratados Electrónicos

TEOFILO
La jornada espiritual continúa...
TEOFILO
© Derecho de Autor 2000 Bob West. Todos los derechos reservados.
¡Sigue la historia! Haz clic en la caricatura arriba para ver episodios anteriores.

Este Blog es miembro de:

Tratados Electrónicos